Para realizar la operación y el mantenimiento de las redes de alcantarillado se tiene que tener en cuenta los principales problemas que podrían tener estas instalaciones, como roturas, pérdida de capacidad, obstrucciones y los malos olores.

La pérdida de capacidad se da principalmente debido a la formación de capas de sedimentos dentro de las tuberías, este problema se da principalmente en los tramos con baja pendiente o en tramos con baja velocidad del flujo debido a un bajo caudal de aguas servidas, siendo la única solución para este problema el cambio total o rediseño del tramo afectado.

La mayor parte de las obstrucciones se dan dentro las casas o propiedades, en las conexiones domiciliarias o instalaciones sanitarias. Por este motivo se debe hacer un uso adecuado de la red de alcantarillado, siguiendo los siguientes consejos:

  • No verter en el fregadero restos de comida, plásticos, papeles, ni otro material que pudieran ocasionar obstrucciones de los colectores de menor tamaño.
  • No depositar en el WC papeles, toallitas higiénicas, cristales, agua con grasa u otros objetos extraños que lleguen al desagüe.
  • Si su vivienda cuenta con trampas de grasa internas, deberá limpiarlas frecuentemente.
El mantenimiento es fundamental para un correcto funcionamiento y conservación de la red de alcantarillado.